Búsqueda


22 de agosto de 2006

La resistencia al cambio (Parte II)

Ya sé que prometí no escribir, desconectar y aprovechar las vacaciones… ya lo sé! Pero parte de ese desconectar ha sido ordenar un poco el cuarto donde tengo mis cosas, tirar papeles y tratar de organizar un poco el desorden, que una vez al año no está mal. Entre todo el desorden apareció un papel que me hizo recordar…

Debía ser Noviembre del 2005 cuando fuí por primera vez a aquel cliente. Los primeros contactos siempre me ponen un poco nervioso; no conozco a quien voy a ver, no sé nada de él/ella y en todo caso tengo la poca información que me pueda haber pasado el comercial si no es la primera de las primeras visitas… en esas reuniones hay que estar muy alerta y esforzarse por pillar rápidamente cuáles son las necesidades del cliente (no lo que te está pidiendo, sino realmente qué necesita).

En este caso, Mr. X tardó un poco más de la cuenta en venir a atenderme y maté el tiempo echando un vistazo al tablón de anuncios que había en el pasillo… y de repente me encontré con un trozo de folio que al leerlo me hizo poner los pelos de punta: ¿¿ Pero en qué clase de encerrona me habían metido esta vez ??

Cuando ya hubo un poco más de confianza le pedí a Mr. X que me dejara fotocopiarlo, y ahora he reencontrado esa fotocopia que transcribo literalmente:

“[..]¿Cuál es la parte más difícil del trabajo de un desarrollador de software? ¿La arquitectura, el análisis funcional, el técnico, la programación? No. La parte dura de verdad es tener que oir gilipolleces. Uno recibe un mail del ITIL manager, ese individuo que, según currículum ha “colaborado en la conceptualización de proyectos de convergencia” y ha sido “director de expansión de estrategias de cuarta generación” y cuyo trabajo consiste en reenviar los mails de los clientes a los técnicos y viceversa, y leer cosas en Internet para tener algo que decir (con Google y un par de reglas de outlook ya se podía ahorrar la empresa 80.000 euros al año). El mail lleva por subject “Brainstorming”. Ahí ya estás bien jodido.

El “brainstorming” o “tormenta de cerebros” es (o debería ser) la reuniín en la que todos aportan su talento y su experiencia para encontrar soluciones óptimas a problemas. La realidad es que en la tormenta de cerebros, el manager suele poner la tormenta y tú tienes que poner el cerebro. Y en la tormenta, como en el río revuelto, la ganancia es para los pescadores. Tú piensas, diseñas y solucionas, que para algo querías ser ingeniero. Él se apunta el gol, que para algo hizo un master en “strategy business janderklander for ITIL manager. […]”

Bueno, como primera entrada para hacer un proyecto de definición de Catálogo de Servicios, no está mal, ¿no?. Era como entrar directamente en terreno hostil y que te lo avisaran "sutilmente".Después resultó ser un proyecto súper agradable, interesante y que aportó un montón de conocimiento y experiencias a ambas partes.

De todas formas, ahora siempre va conmigo el papelote, para recordarme que es así como nos ven y es contra esa imagen contra la que hemos de luchar. Nunca debemos dejar que nuestro equipo de trabajo, ya sea propio, del cliente o mixto, nos vea como ese tipo de “consultor janderklander de mierda que sólo viene a parasitar mi conocimiento y a ponerse él las medallas”.

10 comentarios:

K. dijo...

Más que resistencia al cambio yo diría que es una visión de injusticia por parte de los técnicos (a menudo de los mejores técnicos)

Muchos de ellos son tan capaces de organizar los procesos de una empresa casi tan bien como tú, no quedarían ITIL-std pero funcionarían. Quizá incluso mejor que basados en un std. puesto que serían hechos a medida para las problemáticas concretas de esa empresa.

Pero el "jefe" no confía en ellos!!! (al menos no para ese trabajo). No me preguntes por qué.

Y eso que igual llevan trabajando en la empresa un montón de años. Incluso a veces en puestos de cierta responsabilidad (claro, eso no demuestra que sepan organizar bien el trabajo, pero bueno...)

Pero en cambio llega el típico consultor, que además no ha demostrado nada en ese entorno y tiene toda la confianza, el dinero y la capacidad para cambiarlo todo (con una solución std. que incluso ellos creen que sería mejorable)

De esa potencial injusticia, entiendo yo que nace esa supuesta resistencia al cambio.

Es un poco como todo consultor, viene a decir lo casi-obvio y se le da más crédito ¿sólo porque es de fuera?

K. dijo...

Dos comentarios menores:

La web del Castell de Mediona parece no ir.

¿Cómo haces la lista de "Futuros Posts"? ¿a mano? ¿o hay alguna manera de que te salga la lista de Drafts que tienes preparada?

Saluditus

elsacacuartos dijo...

Saludos,

El texto completo es mucho más gracioso. Todo viene de aquí:

http://www.despacho101.com/press/oir-gilipolleces

Hay que tener sentido del humor, aunque algunos lo consideren una frivolidad. Estoy seguro de que todo al final salió a pedir de boca precisamente porque alguien colgó ese texto.

P.D: a disfrutar de las vacaciones.

Antonio Valle dijo...

Hola Mr. K, bien-retornado despues de vacaciones!

Yo no interpretaba a nuestro personaje como un consultor externo, sino como un integrante mas del departamento de IT (no creo que el cargo de ITIL Manager janderklander lo deba llevar un externo), pero tu comentario nos lleva una vez mas al papel que tiene el personal externo en una compañia.

Yo creo que un CIO compra servicios en el exterior cuando:

1.- No cree que su gente sea capaz de hacer el trabajo pedido.
2.- Cree que son capaces, pero no vale la pena que intenten aprender una cosa nueva (por ejemplo, instalar una SAN no es un conocimiento que la empresa vaya a aprovechar demasiado, porque instalaran 1 SAN cada 5 años)
3.- Piensa que hacen falta "aires nuevos".
4.- Se lo han vendido "de piiii madre". Cuantas veces el "consultor" no viene incluido en el precio?
5.- Tiene prisa. Un trabajo hecho desde dentro se podría abordar, pero llevaria demasiado tiempo
6.- La gente que tiene no puede dejar de hacer el trabajo del dia a dia, por lo que no se podrán dedicar 100% al nuevo proyecto.

En definitiva, que eso de que "el jefe no confie en ellos" nos es mas que una de tantas posibilidades...

Lo que si que está claro es que cuando se termina el trabajo del externo, es el personal interno quien se queda con el pastel, así que más le vale a todos (el CIO el primero y el perosnal de IT los segundos) que se hayan fijado muy bien en lo que se ha hecho para poderlo mantener

Antonio Valle dijo...

La web del castell está hospedada en Galeon.com... supongo que habria algun problemilla. Ahora vuelve a estar operativa, asi que ya puedes echar un ojo y dejarte caer con tus extris de escalada :-)

Antonio

Antonio Valle dijo...

Sacacuartos:

gracias por el link! le echare un ojo.

De todas formas, imagina lo que es llegar a una empresa a hacer un trabajo y te encuentras en el tablon de anuncios propaganda guerrillera en contra de lo que vienes a hacer... es entrar directamente en terreno hostil!

Menos mal que soy el Bauer del ITIL! :-)

Antonio Valle dijo...

Mr. K!!
Se me olvidaba!
La lista de "futuros posts" es a piñon, html puro en la plantilla.

Una chapucilla, ya lo se... ademas lo voy a quitar porque lo que hoy es una idea mañana deja de tener gracia... asi que los posts iran saliendo como salgan... que viva la inspiracion!!

Pablo Espinar dijo...

Supongo que ya lo conoceis, pero por si acaso:

El consultor


Estaba un hombre dando de pastar a su rebaño de ovejas, cuando de repente aparece por el inhóspito camino una camioneta Navigator 4x4 full equipated y reluciente. Se detiene frente al viejito y se baja un chaval de no más de 30 años. Traje negro, camisa bl anca "Hugo Boss" y zapatos "DKNY" se acerca al viejo y le dice:
-"Señor si yo le adivino cuántas ovejas tiene ud. en su rebaño, me regala una?"
El viejo responde con algo de asombro:
-"Sí, cómo no."
Entonces el joven vuelve a su 4x4 y saca una Toshiba Tecra 9000 Pentium IV a 1.5Ghz con 256 MB de RAM. se conecta a la Red de Redes, baja una base de datos de 300 MB. Entra a una página de la NASA, mediante un satélite identifica la zona exacta de donde está el rebaño, calcula el promedio histórico del tamaño de una oveja tipo "Merino" mediante una tabla dinámica de Excel y, con la ejecución de algunas Ma cros personalizadas en Visual Basic, logra completar el diagrama de flujo. Luego de tres horas le responde al viejo...
-"Usted tiene 1347 ovejas , 256 machos y 1091 son hembras y 4 pueden estar embarazadas"
El viejo asintió y le dijo que efectivamente, así era, y que se podía llevar una oveja. El joven tomó una y la cargó en su 4x4. y estaba por irse, cuando el viejo lo detuvo y le preguntó:
-"Disculpe, pero si yo llegase a adivinar cuál es su profesión, ¿Ud me devuelve mi oveja?
El joven le dijo sonriente:
-"Seguro, hombre, dijo mientras abría la puerta de su camioneta para marcharse.
El viejo entonces contestó:
-"Usted es Consultor"
El joven, sorprendido completamente, dijo:
-"¡Exacto! ¿Cómo se dio cuenta?"
El viejo le respondió:
-"Por 4 razones: Primero, por mamón; Segundo, vino sin que yo le llamara; Tercero, me cobró por decirme algo que yo ya sabía; y Cuarto, se nota que notiene ni puta idea del negocio. Devuélvame a mi perro"

Anónimo dijo...

Respecto al comentario de Antonio al comentario de K (el de los 6 puntos), me gustaría añadir uno que para mí es fundamental:

7.- Ser técnico de una empresa te hace ser el mejor conocedor de cómo se hacen las cosas en tu propia compañía. Seguro. Sin embargo, circunscribirse a un entorno te hace viciarte. Una de las grandes razones por las que se confía en ocasiones en el exterior es tener una opinión externa: aún a sabiendas de que el "examinador" emita una juicio erróneo, será un juicio externo y algo aportará.

Marianin dijo...

Muy bueno de lo las ovejas...jejeje
Por cierto sobre los procesos de cambio de general, o en las organizaciones ITC en particular, seguramente podrian aplicarse dos principios básicos (uno "físico" y otro "psicológico"):

1. Principio de equilibrio. Los cambios solo se producen cuando existe un desequilibrio que los hace necesarios y ese cambio conduce nuevamente a una clara situación de equilibrio.

2. Principio de procrastinación. La gente siempre tiende a dejarlo todo para mañana, excepto en el caso que tengan alguna cosa a ganar o perder a corto plazo con el cambio. Iterando diariamente este principio los cambios pueden eternizarse.

Así que es no de extrañar que la cultura de los "12 monos" impere en las organizaciones...

Salut!

marià :-)